Para comenzar,
empiece siempre por el techo, luego por la pared de donde procede la luz (ventana) y termine por las maderas: puertas, ventanas y plintos.     
Para pintar una pared,
comience por los ángulos y las esquinas con un pincel redondo y, a continuación, aplique la pintura con el rodillo de arriba hacia abajo superponiendo las pasadas.
Acabe de arriba a abajo para un resultado impecable.    
Para pintar las ventanas,
comience por los travesaños, los montantes, la carpintería y acabe en los cantos.
A continuación, asegúrese de que deja las ventanas abiertas el tiempo de secado completo de la pintura.     
   
Plano del sitio